Volver a Teixidors blog >> TEIXIDORS

Casa Bonay: un proyecto con nombre propio

24 de Febrero de 2016

Detalles que marcan la diferencia. Y la identidad de Barcelona como razón de ser. Así nace el proyecto que ha desarrollado Teixidors para el nuevo hotel Casa Bonay, que abrió sus puertas recientemente en la Ciudad Condal.
El nuevo hotel, que recupera una finca decimonónica en el Eixample, ha sido rehabilitado de la mano del estudio de Brooklyn Studio Tack, rodeándose de talento local, que ha contribuido así a reflejar el carisma de Barcelona, su atmósfera, en la forma de diversas contribuciones.
Entre ellas los tejidos de Teixidors realizados en telares tradicionales, escogidos por su calidad y su saber hacer artesano con componente social.

La manta Casa Bonay es la primera colaboración de Teixidors con el hotel y con Studio Tack, a partir de la idea original de los diseñadores Jou-Yie Chou,
Leigh Salem, Brian Smith y Ruben Caldwell inspirándose en los tejidos pespunteados indios y las marcas que los pespuntes dejan en los tejidos teñidos con índigo a partir de la técnica de reserva o shibori.

A partir de estos conceptos, se escogió como base la manta de cama Thor por su aspecto y densidad, al ser una manta que da calor pero no es excesivamente pesada ni voluminosa.
En las primeras pruebas, la manta era de color gris natural con pespunteado en colores. Poco a poco, se fue definiendo el largo del pespunte, la distancia, el espacio entre líneas, el detalle del remate cerca de los flecos, la distancia al borde, etc.
Paralelamente, y debido a que el suelo de las habitaciones del hotel es de cemento hidráulico que se lleva gran protagonismo en la habitación, desde Studio Tack se decidió invertir la relación de color, pasando la manta a tener color -azul oscuro- siendo el pespunte de lana natural.





El pespunte ha sido un reto para Teixidors, ya que a pesar de ser concebido para ser cosido o realizado con aguja, hubo que traducir ese lenguaje a la estructura propia del tejido. De este modo, el pespunte de la manta Casa Bonay forma parte de la propia urdimbre del tejido: se coloca en el telar y se va integrando a la manta a medida que se tejen las pasadas.

Las mantas se han utilizado para las camas, las supletorias de las habitaciones y los sofás.
Un resultado emocionante, ya que el tejido se ha integrado a la perfección con el resto de elementos del hotel, conservando al mismo tiempo su carácter y su fuerza.

Esta fructífera colaboración ha supuesto la creación también de una serie de mantas de viaje (plaids) de 140x180 cm, que serán vendidas única y exclusivamente en el propio hotel. La realización de los plaids ha requerido la readaptación de la estructura de la manta, pues es más ligero.
La etiqueta también ha sido cosida en el taller de Teixidors, serigrafiada sobre algodón 100%.

Las fotografías han sido realizadas por Mahala Nuuk